Prolab

Aprende sobre el sueño

Dormir bien y lo suficiente, es un rasgo fundamental al momento de evitar y combatir la depresión y otro tipo de padecimientos de este estilo como lo son la ansiedad y el estrés. Alrededor del 60% de la población mundial, padece de algunas de estas enfermedades, y es por esto que hoy hemos decidido hablarte de cómo combatirlas, midiendo tus horas de sueño.

En EE.UU, una de cada tres personas padece de insomnio. Los expertos consideran que la incapacidad para conciliar el sueño o para mantenerlo durante las horas de la noche, es un factor clave que contribuye al inicio de la depresión.

Cuántas horas debo dormir al día?
Si bien es verdad que hay quienes aseguran que con solo dormir 5 horas al día es suficiente, estudios aseguran que una persona adulta debe de dormir al menos entre 7 y 9 horas diarias.

Ahora bien, la OMS, asegura que las horas de sueño recomendadas son 6 horas diarias.

Horas que debes dormir según tu edad:

  • Recién nacidos hasta 3 meses: 15 a 17 horas.
  • Bebés de 3 a 12 meses: 13 a 15 horas.
  • Niños de 1 a 3 años: 12 a 14 horas.
  • Niños de 4 a 6 años: 10 a 12 horas.
  • Niños de 7 a 12 años: 9 a 11 horas.
  • Adolescente de 13 a 17 años: 8 a 10 horas.
  • Adulto entre 18 a 60 años: 7 a 9 horas.
  • Adulto mayor de 60 años: 7 a 8 horas.
Sobre el sueño

Etapas del sueño

Durante nuestras horas de sueño, nuestro cuerpo realiza una serie de procesos cíclicos y naturales, en los cuales se manifiestan distintos tipos de cambios metabólicos, digestivos, cardiovasculares, respiratorios y neuronales en nuestro organismo. Estos procesos resultan ser de vital importancia para mantener nuestra salud en general. Conoce a continuación, cuales son las 4 etapas fundamentales del sueño.

  • Somnolencia: La somnolencia dura tan solo algunos minutos; es la etapa del sueño en la cual apenas comenzamos a relajarnos.
  • Sueño ligero: Es la etapa del sueño en que nos encontramos semi-dormidos. Aquí, aún podremos llegar a responder mientras nos hablan, pero sin recordar nada al día siguiente. El cuerpo se sigue relajando, pero cualquier ruido podría despertarnos.
  • Sueño profundo: Aquí, la presión arterial, y los ritmos cardíacos y respiratorios disminuyen. Sin embargo, otro tipo de actividades como las intestinales aumentan, permitiendo así que nuestro cuerpo absorba de manera adecuada las proteínas y nutrientes ingeridas durante el día.
  • Sueño REM: Esta es la etapa del sueño en la cual aumentan nuestras actividades cerebrales y cardiorrespiratorias. Aquí es cuando se originan los sueños. Nuestra temperatura corporal disminuye, y la secreción de hormonas femeninas y masculinas (según sea el caso), aumenta. Sin duda alguna, no tener interrupciones en esta etapa es factor crucial para evitar y combatir la depresión.

La falta de sueño puede provocar enfermedades como: Mayor riesgo de sufrir cáncer de mama, Intolerancia a la glucosa, Endurecimiento de las arterias, Problemas de concentración y de memoria y Enfermedades cardíacas y respiratorias. Pero también el dormir en exceso puede producir complicaciones como: Obesidad, Dolor de espalda, y problemas del corazón al pasar demasiado tiempo en reposo.

5 hábitos para mejorar la calidad de sueño

  • Respeta las horas de sueño
    Dormir, al igual que otras muchas actividades, no se trata solamente de cuanto más mejor, sino que hay que cuidar las horas de sueño. De esta manera, para una persona adulta lo ideal está en dormir entre 7 y 8 horas al día según las recomendaciones de la OMS.
  • Adelanta la cena
    Según los expertos, lo ideal es cenar como mínimo dos horas antes de ir a dormir. Las cenas deben ser ligeras, ya que de lo contrario nuestro organismo emplea gran parte de su energía en realizar la digestión y este hecho impide un descanso profundo y reparador.
  • Cambia la postura
    Dormir de lado, según los especialistas, es probablemente la postura más saludable, ya que esquiva los dolores cervicales y de espalda, disminuye los ronquidos, mejora la respiración y reduce el reflujo gastroesofágico.
  • Evita alimentos estimulantes
    Evita tomar cafeína (café, té, colas y chocolate) 6 horas antes de acostarse. Las comidas picantes, pesadas o con mucho azúcar 4 horas antes de acostarse.
  • Y un poco de ejercicio…
    La actividad física de forma regular todos los días nos va a ayudar a poder dormir bien. Sin embargo, aunque el ejercicio evita el estrés es importante que se practique con moderación puesto que también es estimulante y, en exceso, podría alterar el ciclo del sueño.

Tu salud mental podría estar dependiendo de que tantas horas descansas a diario.

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

HAZ PARTE

Recibe en tu correo electrónico todas nuestras noticias, lanzamientos y promociones.

Regístrate aquí